En el marco del proyecto “Desarrollo de Capacidades para la Gestión de Riesgos de Desastres en América Central, BOSAI Fase II”, como parte del proceso de entrenamiento y capacitación sobre el Instructivo del manual de Caravana de la Rana, el día jueves 12 de marzo 2020, se llevó a cabo capacitación con docentes de los colegios Modesto Armijo, Salomón de la Selva, y John F. Kennedy, del municipio de León, en esta misma sesión también participó personal del voluntariado de la Brigada Municipal de Respuesta BRIMUR.

En esta actividad participaron 26 docentes y 6 voluntarios BRIMUR, quienes conformaron el grupo de facilitadores que realizaron la inducción y preparación con los estudiantes.

En la capacitación se realizó la demostración práctica de las 13 estaciones del Manual de la Caravana de la Rana en versión Nicaragüense, se dieron a conocer las herramientas de apoyo, y se les proporcionaron los conocimientos básicos para el manejo de emergencias, los cuales deben replicar con los estudiantes.

El día 13 de marzo 2020 se desarrollaron las actividades lúdicas con los estudiantes, a partir de las 9:00 a.m. se inició con la llegada de los facilitadores quienes asumieron sus roles en la organización y preparación de sus estaciones.

Cada facilitador es responsable de personalizar y aportar creatividad para realizar la explicación teórica y práctica con los estudiantes, de esta forma poder enriquecer sus conocimientos y despertar su interés por aprender jugando sobre las medidas de autoprotección ante situaciones de emergencias.

La práctica con los niños se desarrolló en un ambiente ordenado, en donde los estudiantes lograron participar en las 13 estaciones; se programó un tiempo de 2 horas para la ejecución de la actividad.

Una vez finalizada la actividad con los niños, se realizó la sesión de evaluación con los facilitadores, con el objetivo de recopilar comentarios y sugerencias de los participantes para mejorar la metodología empleada.

Como resultado de esta actividades se han fortalecidos los conocimientos básicos y habilidades técnicas de los niños, desarrollando actividades lúdicas  de transferencia de conocimientos sobre prevención, atención, mitigación y respuesta ante desastres.

Se considera primordial plantear una estrategia para la sostenibilidad de esta actividad, de tal manera que pueda desarrollarse en otros colegios, y fortalecer las capacidades y conocimientos de más niños para su participación en la gestión de riesgo de desastres.